Blog

El 80% de los catalanes con trastorno mental han sido discriminados en algún ámbito de su vida por su estado de salud mental

estigma-presentacio

El pasado viernes 30 de septiembre presentamos el estudio 'El estigma y la discriminación en salud mental en Catalunya 2016' en el Palau de la Generalitat, acto presidido por la Hble. Sra. Neus Munté, consejera de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña.

El estudio es fruto de una investigación llevada a cabo por Obertament, la Universitat Autònoma de Barcelona y Spora Sinergies, y elaborado con la colaboración de la Obra Social "la Caixa" i Janssen, con el objetivo de explorar e identificar los factores psicosociales que están relacionados con el estigma y la discriminación que sufren las personas con un trastorno mental en Cataluña.

Retos del cooperativismo con la economía feminista

women-together-barbara-derechos-mujeres-genero

Los principios y valores que rigen el funcionamiento de las empresas cooperativas, y que fueron revisados ​​por parte de la Alianza Cooperativa Internacional en 1995, nos hablan de un modelo empresarial mucho más humano que el de la economía convencional. Los valores en que se basan las cooperativas son: auto-ayuda, responsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad. Los siete principios establecen: adhesión voluntaria y abierta, gestión democrática, participación económica, autonomía e independencia, educación, formación e información, cooperación entre cooperativas, interés por la comunidad. Así, el cooperativismo se presenta como un modelo que promueve la igualdad de las personas en el acceso al trabajo y a los recursos así como el empoderamiento, apostando por la propiedad colectiva y poniendo las personas en el centro de las organizaciones.

Sin embargo, la desigualdad en el acceso al trabajo no es una realidad que se desprenda únicamente del sistema económico. El capitalismo se articula y actúa sinérgicamente con otros sistemas de dominación que provocan una distribución desigual de los derechos y de los recursos. El patriarcado es probablemente el sistema de dominación más antiguo y de mayor alcance, en tanto que afecta a todas las sociedades humanas y actúa en todos los espacios sociales. Es el sistema de dominación de los hombres sobre las mujeres, sustentado sobre la institución de la familia convencional (monógama y heterosexual) y que se extiende al resto de la sociedad. Una de las expresiones más visibles del patriarcado es la llamada división sexual del trabajo, que establece la atribución segregada de las actividades económicas en función del sexo de las personas.

Así pues, ¿Qué respuesta reciben estas desigualdades desde la economía?

La preocupación por la distribución sexual del trabajo y las desigualdades resultantes en la distribución del acceso a los recursos, en el trabajo y en los espacios de toma de decisiones han sido una de las piedras angulares de las perspectivas feministas dentro de la economía. En este sentido, las perspectivas feministas han desdibujado los propios límites de la economía como espacio de producción. Más concretamente, la perspectiva de la Economía Feminista emerge poniendo el foco sobre la importancia del trabajo doméstico y de cuidados como sustentador del resto de la economía, y señalando la división sexual del trabajo como raíz de las desigualdades entre mujeres y hombres. En las últimas décadas se ha desarrollado el paradigma de la "sostenibilidad de la vida" que hace referencia a la necesidad de facilitar todas aquellas actividades económicas que permiten la vida.

Y entonces, ¿Cómo se articulan el cooperativismo y la economía feminista?

La Economía Social y Solidaria (ESS), que integra el cooperativismo, y la economía feminista tienen puntos de encuentro. La percepción cooperativa de la economía prioriza la visión a largo plazo, sostenible y no especulativa, se responsabiliza del impacto social y ambiental de sus actividades, se centra en dar respuesta a las necesidades de las personas, e instaura la democracia como modus operandi.

En definitiva, tanto la ESS como la economía feminista apuestan por una economía basada en el valor de uso y en la satisfacción de las necesidades humanas, en contraposición a la maximización del beneficio en términos monetarios, que es el principio rector de la economía convencional. Tanto la ESS como la economía feminista se proponen poner a las personas en el centro, y es a partir de este propósito compartido que los vínculos entre ambas se están fortaleciendo los últimos años.

Sí, la ESS y la economía feminista tienen puntos de encuentro, pero esto no es sinónimo de que el cooperativismo esté libre de muchas de las críticas feministas a la economía. Lo cierto es que el cooperativismo surge y se da en el contexto de una sociedad patriarcal y, por este motivo, reproduce sus lógicas. El cooperativismo no es ajeno a que hombres y mujeres se ocupen menudo en sectores diferentes de la economía, y que unos se valoren más que los otros. Tampoco es ajeno a que las mujeres se ocupen de la mayor parte del trabajo doméstico y de cuidados en nuestra sociedad, un conjunto de actividades imprescindibles que se encuentran profundamente minusvaloradas, y que tiene unas implicaciones concretas sobre el trabajo mercantil de las mujeres, especialmente en términos de conciliación de los tiempos laboral, personal y familiar. Nuestra cultura es patriarcal, y los hombres y mujeres que conformamos el cooperativismo no somos ajenos a ello.

La cultura patriarcal dentro de las organizaciones también emerge en la forma en la que se toman las decisiones. Históricamente han sido los hombres (blancos, adultos y heterosexuales[1]) los que han ocupado los espacios de poder, las asambleas y los consejos, y hay que cuestionar hasta qué punto se está redistribuyendo el poder en estos espacios actualmente.

En síntesis, el cooperativismo es un modelo de organización del trabajo que apuesta por la igualdad entre las personas, pero esta meta es inalcanzable si no se tienen en cuenta las diversas fuentes de la desigualdad. Articular la economía feminista y el cooperativismo es hoy en día un reto fundamental para construir modelos que promuevan una verdadera igualdad entre las personas.

[1] Omitimos el factor socioeconómico por la estrecha vinculación histórica entre el cooperativismo y el movimiento obrero.

Imagen: extraída de www.economiacritica.com

Felices fiestas!!

Felicitacio Spora

Este año hemos celebrado 10 años, desde que nos creamos como spin-off del Parque de Investigación de la UAB, y nos satisface mucho seguir trabajando en lo que más nos gusta :)

Aprovechamos para anunciaros que desde el mes de noviembre hemos pasado a ser una sociedad cooperativa de trabajo, de iniciativa social y sin ánimo de lucro, y nos ilusiona mucho formar parte de la gran familia del cooperativismo!

Os deseamos unas felices fiestas y que el 2016 sea un año lleno de alegría.

Jornada “Salud mental y territorio. Las mesas de salud mental, una visión desde la proximidad “

Salut mental i territori

La Federación Salud Mental organiza una nueva jornada, que tendrá lugar el próximo 6 de noviembre en el Centro Social y Cultural de la Obra Social "la Caixa" CaixaForum de Barcelona. La jornada tratará sobre Salud mental y territorio. Las mesas de salud mental, una visión desde la proximidad, y aportará experiencias sobre el modelo catalán y francés.

Post original

Mercabarna, contra el derroche alimentario

mercabarnagran

Mercabarna quiere dar un paso más en su política contra el derroche alimentario, por eso ha encargado a la Universidad Autònoma de Barcelona la realización de un estudio que tipificará las pérdidas alimentarias y ofrecerá líneas de trabajo para reducirlas a la mínima expresión.

El trabajo consistirá en un diagnóstico del derroche alimentario producido por la actividad de todos los operadores que confluyen cada día en Mercabarna -productores, mayoristas y compradores (detallistas, distribuidores, restauradores, etc.)- para dimensionarlo, analizar las causas, explorar la percepción de los actores que participan y finalmente elaborar propuestas concretas de intervención para reducir el derroche alimentario y mejorar la operativa de gestión de los residuos orgánicos.

En este trabajo participará la Oficina de Medio Ambiente de la Universidat Autònoma de Barcelona (UAB), la empresa Spora Sinergies, spin off de la UAB especializada en consultoría social; y la Plataforma Aprofitem els Aliments (PAA), una entidad sin ánimo de lucro que ha conseguido el apoyo de diversos representantes de la cadena alimentaria y de la administración para luchar contra el derroche alimentario desde el campo a la mesa.

El proyecto estará listo a finales de 2015 y podría tener continuidad mediante la participación del Parc de Recerca (Parque de investigación) de la UAB que, a partir de los datos obtenidos, propondrá a empresas y grupos de investigación posibilidades de valorización de los alimentos que actualmente no se aprovechan.

Mercabarna recicla el 72% de sus residuos comerciales

Mercabarna es el principal operador logístico del sur de Europa y contribuye de forma estratégica al abastecimiento de alimentos y a la seguridad alimentaria de Cataluña. Este gran mercado es un modelo de referencia para el resto de mercados mayoristas del mundo por sus políticas medioambientales y sociales. En este sentido, Mercabarna dispone de un Punto Verde dentro de su propio recinto y recicla el 72% de los residuos comerciales que genera la actividad de las 800 empresas operadoras (total de residuos generados en Mercabarna: 22.630.000 kg al año). Por otro lado, colabora con el Banc dels Aliments desde 2002 favoreciendo que lleguen anualmente a esta entidad benéfica unos 600.000 kg. de alimentos frescos (productos que ya no se pueden comercializar pero sí consumir), para ser distribuidos entre personas necesitadas.

Post original: http://bit.ly/1JTpF5o

Innovaciones en la planificación urbana a través de presupuestos participativos

Foto portada_11

El pasado 8 de julio de 2015 tuvimos la oportunidad de presentar las innovaciones metodológicas que desarrollamos en Haití, en el 1er Congreso Internacional de Antropología Iberoamericana (AIBR) en Madrid. A partir del ejemplo del Plan de Ordenación para la Rehabilitación del barrio de Campeche (Puerto Príncipe, Haití), realizado por el grupo WE-SPORA en 2013, compartimos los principales desafíos a los que nos enfrentamos en la realización del estudio de planificación urbana, en un contexto de emergencia y crisis humanitaria:

  • La articulación de múltiples actores (administraciones públicas, ONG internacionales, ciudadanía organizada y ciudadanía no organizada) en el diseño, implementación y evaluación del Plan de Desarrollo Urbano.
  • La planificación de acciones que respondan a las necesidades a corto plazo (emergencia) en coherencia con las intervenciones de mejora de la calidad de vida a largo plazo (desarrollo).

Para dar respuesta a estos desafíos empleamos herramientas metodológicas innovadoras en el ámbito de la planificación urbana con el fin de diseñar intervenciones urbanas eficientes y realistas:

  • El desarrollo de metodologías participativas “ad hoc”: la Planificación Ciudadana Multi-Actoral para la Acción (PCMA). En este caso, se crearon plataformas participativas para una toma de decisiones multi-actoral, con los agentes implicados a todos los niveles: la ciudadanía (incluyendo la sociedad civil organizada y los vecinos y vecinas no organizados); las instituciones gubernamentales (incluyendo ministerios, departamentos y empresas públicas) y las organizaciones y agencias internacionales intervinientes en la misma zona. La articulación de las necesidades, objetivos y prioridades de cada grupo de actores resultó esencial para garantizar la coherencia y efectividad de las intervenciones diseñadas.
  • La introducción de los presupuestos participativos como una herramienta de planificación y priorización de las intervenciones urbanas. En este caso se diseñaron líneas de intervención a largo plazo y se priorizaron 10 acciones estratégicas e inmediatas, utilizando criterios e indicadores de calidad de vida para su priorización. La implicación de la comunidad en la definición de las intervenciones y la priorización de las acciones permitió la focalización en el desarrollo a largo plazo más allá de las necesidades básicas del contexto de emergencia.

Estos interrogantes, desafíos y reflexiones fueron presentados dentro del panel “Sostenibilidad de las políticas de desarrollo en Haití: actores locales, gobierno y tercer sector” en el marco del 1er Congreso Internacional de Antropología Iberoamericana (AIBR), que tuvo lugar en Madrid entre el 7 y el 10 de julio de 2015. Aquí podéis ver la presentación completa:

¿Cómo definimos la violencia en las parejas homosexuales?

parelles homosexuals fons negre

Una de las luchas históricas del movimiento feminista ha sido denunciar las violencias contra las mujeres, dando cuenta del sistema socio-cultural que fomenta y reproduce las desigualdades entre hombres y mujeres. Desplazar las violencias machistas de la esfera privada e invisible hacia la esfera pública, como un problema social y común al que no podemos dar la espalda, ha sido una de las victorias.

Esta lucha ha ido acompañada de una producción teórica de gran calado, en la búsqueda de un marco explicativo para dar cuenta del engranaje que mantiene y reproduce las desigualdades y las violencias: la estructura social patriarcal. Asimismo, la discusión teórico-académica ha quedado recogida en las distintas declaraciones y normativas a nivel internacional, estatal y autonómico, con la consecuente evolución de los términos y marcos explicativos. Observamos términos como el de "violencia contra las mujeres", que aparece en la declaración proclamada por la Asamblea de las Naciones Unidas en 1993; el término "violencia doméstica", recogido en la legislación española en 2003, para dar paso al término "violencia de género" un año después en la Ley Orgánica 1/2004 y el concepto "violencia machista" recogido en la legislación catalana en través la ley 5/2008.

El conjunto de medidas, normativas y marcos jurídicos que se han desplegado en los últimos años son un ejemplo del fuerte impulso que han tomado las políticas públicas en la lucha contra la violencia machista. Del mismo modo, la creación de servicios y recursos dirigidos al abordaje de este tipo de situaciones -desde la prevención hasta la atención y la recuperación de mujeres afectadas por esta problemática- dan cuenta de la voluntad institucional para buscar una respuesta.

Sin embargo, la firme asociación de la violencia machista al patriarcado podría dejar fuera de estudio otros tipos de violencias, que pondrían en cuestión las bases de esta premisa. Nos referimos a las violencias ejercidas en el ámbito de las parejas homosexuales, sean mujeres u hombres, sean cis o trans. ¿Qué marco explicativo nos puede ayudar a entender las violencias dentro de las relaciones sexo-afectivas, especialmente cuando no son ejercidas por “el hombre” y hacia “la mujer”? El debate teórico en este eje nos ofrece respuestas difusas ante esta problemática, que se presenta como una necesidad emergente de hacerse visible y a la que dar una respuesta.

¿Podemos asumir que el patriarcado atraviesa las relaciones de poder más allá del sistema sexo-género, impregnando de códigos jerárquicos al conjunto de la sociedad bajo la supremacía del modelo androcéntrico del hombre blanco? ¿O sería preferible desestimar la explicación según la cual la violencia es únicamente una expresión del patriarcado, para entenderla como un fenómeno que emerge en el seno de relaciones sexo-afectivas -sin distinción de género- en las que se produce una deriva hacia relaciones de dominación y violencia?

Más allá del patriarcado, el modelo de pareja heteronormativo formulado bajo la idea del amor romántico puede abrirnos otras puertas conceptuales. La construcción de relaciones donde la posesión, la exclusividad y los celos tienen cabida, como sinónimos de amar, conlleva también mecanismos de coerción de las libertades de cada un@. En este sentido, el modelo de pareja heternormativa y del amor romántico puede trascender el eje de género para instalarse en una dinámica relacional. Y la homofobia puede incidir incrementando la vulnerabilidad de las personas afectadas por esta problemática como una doble victimización.

Lo cierto es que la falta de un marco teórico de referencia dificulta la articulación de los recursos públicos y la capacidad de dar una respuesta adecuada. Los diferentes colectivos LGTB reivindican la visibilidad de esta problemática, que ahora mismo se encuentra desamparada a nivel jurídico e institucional, haciendo emerger el concepto de "violencia intra-género" como un nuevo punto de partida para definir este tipo de situaciones.

“Sobreviure a la nevera”. 10 de febrero en TV3

Agricultura-organica1

¿Sabéis cuantos kilos de comida se tiran cada día innecesariamente?
Algo no funciona en nuestro modelo agroalimentario. La crisis económica actual ha hecho más evidente y más agudo el problema del desperdicio de alimentos, un problema con diferentes vertientes: social, ético, económico y medioambiental.

“Sobrevivir en la nevera” explora la cadena alimentaria para comprender los caminos del despropósito que significa este despilfarro.

Nadie puede quedar indiferente ante ciertas imágenes y ciertos datos que se ofrecen en el documental. Si nos preguntan cuantos kilos de comida se dañan en toda la cadena alimentaria, desde el campo o el mar hasta nuestra mesa, pasando por el supermercado, sabríamos qué decir?

A pesar de la frialdad de las estadísticas, la cifra hace reflexionar: a cada persona le corresponderían 100 kilos de comida derrochada por año. Las cifras, a nivel global, corroboran la disfunción: de los 4.000 millones de toneladas de alimentos que generamos en el mundo, hay 1.300 que acaban donde no deberían acabar: en la basura.

A veces se señala sólo el consumidor -y su nevera- como máximo responsable de este derroche porque es el punto más fácil de detectar y poner en evidencia. Pero la responsabilidad es de todos -de todos- los que intervienen en la producción, distribución, compra y consumo de alimentos.

No os perdáis este documental de Sense Ficció, una producción propia de TV3 dirigida por Montserrat Besses y Pere López.

El Gran Dinar Barcelona 2014 · ¡¡un gran éxito!!

Gran dinar3

4 toneladas de alimentos recuperados, más de 150 voluntarios, 4115 raciones de comida servidas, y la presencia de decenas de entidades y proyectos contra el despilfarro alimentario.

El Gran Dinar (gran comida) 2014, que tuvo lugar en la plaza de los Ángeles de Barcelona el 22 de noviembre pasado, buscaba provocar un cambio en la percepción del despilfarro alimentario por parte de la ciudadanía y los agentes responsables del ciclo de los alimentos.

Más de cuatro toneladas de alimentos fueron recuperadas de campos o mayoristas que no les iban a aprovechar, limpiadas y cocinadas por un centenar de voluntarios y voluntarias y por cocineros y cocineras de la Fundación Alicia, y fueron servidos en forma de sopa de verduras o macedonia de fruta. Los excedentes no cocinados fueron "adoptados" por los asistentes o donados a comedores sociales cercanos.

Con este acto festivo hemos querido hacer patente un grave problema económico, social y ambiental que afecta a toda la sociedad que pide la implicación de todos. Hemos puesto sobre la mesa el hecho de que en Cataluña anualmente se desperdician unas 260.000 toneladas de alimentos y que hay que actuar para conseguir reducir esta cifra.

Desde la Plataforma Aprovechamos los Alimentos seguir trabajando para sensibilizar e implicar personas, entidades, empresas y administraciones para un buen aprovechamiento de los alimentos.

Podéis ver un video del acto aquí!:

Nuevo Circuito para el abordaje de la Violencia Machista o de Género en St. Pere de Ribes

Sant Pere de Ribes circuit

El pasado jueves, día 4 de diciembre de 2014, se constituyó en Sant Pere de Ribes la Mesa Institucional para el abordaje de la violencia machista o de género. Desde Spora, estamos colaborando con el impulso del Ayuntamiento de St. Pere de Ribes para crear un Circuito de actuación y elaborar un Protocolo en el ámbito local para mejorar la atención a las mujeres afectadas por este tipo de situaciones, así como la atención a sus hijos e hijas y otras personas que puedan estar a su cargo.

Esta Mesa Institucional se inscribe dentro del método de generación de circuitos territoriales creado y desarrollado por Spora, el llamado "Circuito Sinergia", adaptado en este caso a la realidad territorial del municipio. Así, este órgano aglutina las instituciones y administraciones implicadas en el abordaje de la violencia machista o de género: las delegaciones territoriales de los diferentes departamentos de la Generalitat, la Diputación de Barcelona, el Consejo Comarcal, los diferentes órganos del Ayuntamiento, el Consorcio Sanitario del Garraf, entre otros.

Asimismo, la Mesa Institucional está acompañada por la Comisión Técnica y el Anillo Técnico. La Comisión Técnica es el "cerebro operativo" del Circuito y agrupa a los y las profesionales de referencia de los servicios y recursos protagonistas en la atención de las mujeres en situación de violencia machista o de género. Asimismo, es el órgano responsable de la elaboración del Protocolo de actuación, con el apoyo del equipo de Spora, y del seguimiento y la evaluación del mismo. El Anillo Técnico, en cambio, incluye el resto de recursos y servicios, así como el tejido social y asociativo del territorio, implicado principalmente en la prevención y sensibilización, o bien en la recuperación de las mujeres afectadas por violencia machista o de género.

Confiamos en que el nuevo Circuito y Protocolo para el abrdaje de la violencia machista o de género facilitará una atención coordinada e integral de las mujeres que se encuentran afectadas por esta grave problemática.

Aquí tenéis el vídeo de la firma del acto (facilitado por Canal Blau)!